miércoles, 20 de febrero de 2013

Corazón de tiburón.

Un 13 de abril de 1978, en un pequeño pueblo de Lérida llamado Puebla de Segur nace Carles Puyol i Saforcada, un luchador que llegó a nuestro mundo para dejarse la piel por el deporte rey.


Fue ascendiendo poco a poco de las categorías inferiores del Barça hasta hacerse con un puesto en la primera plantilla, y bendito fue el que apostó por él. Creciendo como jugador a base de casta y coraje, luchando para mantenerse en la élite del fútbol...
Carles aparte de ser un gran futbolista, cosa que sabemos todos, es todo un ejemplo de rabia y fuerzas, de pundonor y de entrega.
Partido a partido le veíamos, partido a partido crecía, partido a partido se convirtió en uno de los mejores, por no decir el mejor, centrales del mundo del fútbol.
Una persona repleta de humildad y buena fe que enseñó al mundo su cara más dura dentro del terreno de juego, y su cara más humana comprometiéndose a pagar el tratamiento de uno de los ángeles de nuestro fútbol Miki Roqué.

 Que en paz descanse el gran Andrés Montes, el periodista que cambió la manera de retransmitir partidos tanto de fútbol como baloncesto, el mismo que te coronó como el "Tiburón".
Y es que sólo verte en el campo después de tanto sufrimiento y tanta lesión es para todos los españoles y amantes del fútbol un placer.
Si las críticas llueven, tú sabes esquivarlas; Si las lesiones llueven, tú sabes superarlas; Si los malos momentos llueven, tú te levantas... 


Y fuiste creciendo y demostrando que todo se puede echándole valor al asunto. Tú solo te convertiste en un icono mundial, tu garra en el campo de fútbol dejó alguna que otra huella y cicatriz, tú coraje levantó a una grada completa, tu rabia se llevó los 3 puntos cuando el equipo lo necesitaba.
No soy catalán, es más soy andaluz, pero tú no entiendes de política... Tú entiendes de fútbol. Catalán o no, hoy España recuerda aquel soberbio cabezazo a los alemanes con los vellos de punta, toda España recuerda la dureza de cada lesión y cómo lo superaste, toda España recuerda que dejas sangre por unos compañeros y por una afición, toda España sabe lo grande que eres.


Quién te ha visto y quién te ve, 34 años ya... cómo pasa el tiempo. Tú, conocido como el Tarzán de la Pobla como el Toro, y es que todos vemos lejos tu retirada. El fútbol te da las gracias, el mundo te da las gracias de todo corazón.
No soy culé, es más soy colchonero, pero tú no entiendes mis colores... Tú entiendes de fútbol, tú entiendes de un escudo blaugrana, tú das tu vida por esos compañeros y esa afición, y todos los sabemos.
Podrás presumir de títulos, premios y galardones pero estoy seguro de que presumirás de personalidad, de corazón, de coraje, de rabia, de fuerza, de ilusión... Tú haces que el fútbol sea más especial, tú muestras el lado duro a los problemas y así los vences, tú nos has enseñado un camino para conseguir objetivos en esta vida. 

Ay Tiburón, el campo es tuyo, tú dominas en él... El brazalete de la Roja lleva tu nombre y apellidos, el brazalete del Barça lleva tu historia, llevan el poder de la ilusión de un canterano que hizo vibrar a todo un país, el poder del sacrificio por lo amado, el poder de querer y poder.

No he venido a decir lo que todos ya saben, vengo a mostrar al mundo que la fuerza de voluntad con la que tú convives puede mover fronteras, puede hacer creer a un ateo, puede incluso hacer llorar a los más puristas del gremio, puede conmover a un país, puede hacer soñar al vagabundo, puede darle esperanzas al moribundo, puede cambiar una historia...



No hacen falta fotos, ni vídeos para demostrar tu valía. En el campo sólo existe el balón y tú, sólo existe la única pasión que tienes, sólo existe el coraje que muestras y las ganas que pones en que el balón no pase sobre ti. Eres un luchador.


Dicen que el fútbol es meter el balón en una portería, que es sólo un juego o un deporte, que solamente es un hobby... pero se equivocan, el fútbol es sacrificio, el fútbol es lucha, el fútbol es pasión.

"EL FÚTBOL ES CARLES PUYOL."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada