martes, 22 de mayo de 2012

Y un día me hice un blog y empecé a escribir...

Hola, que tal? No soy el chico de las poesías pero voy a escribir algo para los que me conocen y los que no. Ultimamente no he tenido muy buena suerte en lo que se puede llamar amor, pero ¿eso de qué sirve? ¿eso existe a caso? pues esa pregunta nos planteamos a diario constantemente, sobre todo cuando ves caminar a esa persona que te pone tierno y duro a la vez, esa persona que cuando te mira se para el tiempo y solo sabes pensar en ¡Qué bonita estaría en mi cama junto a mí!... Llamadme romántico, iluso, pero lo que sé es que estoy enamorado de una mujer la cual no quiere ni verme, ni mirarme... Es fácil pedir ayuda, recorrer a los viejos amigos y pedir una explicación, lo que quieres realmente escuchar pero solo sabes que te estás engañando a ti mismo porque ella está con él y tu ya la perdiste en su momento. Pensar en ella empieza a convertirse en rutina, y pasarlo mal en afición... Siempre quedarán los tequieros olvidados y los abrazos que nunca se volverán a repetir solo porque yo lo quise. Y ahora que estoy arrepentido y hundido te das cuenta de que no mereces esa segunda oportunidad, con lo que todos sueñan, con el final feliz de una película romántica que poco a poco se convierte en una de terror sin darte cuenta, cuando menos te lo esperas, y vuelta a empezar... Es así, pensar:"Merece la pena intentarlo", y por más que lo intentas la vas a perdiendo como amiga, hasta ni siquiera oler su rastro. Mi cama ya no huele a ti, mi ropa ya no huele a ti, mis labios perdieron tu aroma y las cicatrices de tus mordiscos, las cuales se cerraron para siempre abriéndose en el corazón donde si tu no estás nunca sellarán. No vengo para contaros mis penas, ni mis malos estados sino para obligaros a tomar la decisión correcta en cada momento con la persona menos indicada la cual puede llegar a convertirse en la mujer de tu vida, y ya la dejaste escapar... Es así, y vuelta a empezar...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada